“Està en medio de ellos” (Lc 24:36; Jn 20,19).

Jesús ilustra la resurrección cuando coloca un niño en el medio. El niño es el ejemplo. El ejemplo es Cristo.

San José siempre ha seguido el buen ejemplo.