Pensamiento 247

En el Libro del Génesis, cuando los hijos de Jacob vuelven a encontrar en Egipto a su hermano que ellos traicioneron y vendieron, José les dice estas palabras de paz: “Dios me ha enviado delante de vosotros para salvaros la vida” (Gn 45, 5). De esta manera reconoce José que el Señor Dios le “envió” aquel día precisamente en que su padre Jacob le “envió” para que se juntara con sus hermanos en los pastos (Gn 37, 13.14). Detrás de su padre, que actuaba con buenas intenciones pero ignorante del drama que iba a desencadenar, José consigue discernir la voz de otro padre, del único Padre, de aquel que enviaba a su hijo para que viviera una aventura de salvación para todo el pueblo.

Que nadie tema escoger a San José como padre : su silencio lleva la voz del Padre que llama para la verdadera vida.

Précédent

Suivant