Boutique

Plus de 500 titres

Carterie

Artisanat monastique

Pensamiento 241

La Encarnación es obra de Dios. Él la inventó y de ella Él fue el único artesano (Mt. 1,18). Todo cuanto hace Dios es bueno. Buena es toda su obra. Así mismo fue la de dar al Niño Dios una Madre Inmaculada y un padre como no hay otro. El Dios Eterno hizo a San José para Jesús y para María ; le modeló un corazón perfecto, un corazón capaz de amar a Jesús y a María con el propio amor divino. El Padre Eterno hizo para José un corazón idéntico al Suyo, a fin de que Él mismo pudiese amar mediante ese humano corazón.

No cabe duda de que ésa es la forma con la que San José ama a cada uno de nosotros, o sea con el propio amor del Padre.

Précédent

Suivant