Boutique

Plus de 500 titres

Carterie

Artisanat monastique

Pensamiento 120

San José está completamente absorbido en la acción de gracia de María. Él le abre las puertas, incluso, retirándose en el silencio que orienta hacia el Padre. En cuanto a María, jubilosa delante del Padre por el don de la Vida, entona la acción de gracia que guarda José en la vida filial.

José es en efecto el primero en llamar María dichosa, el primero a rendir gracia con ella por la Vida recibida. Haciendo esto, adopta la actitud filial que reconoce el don del Padre y consiente su acción en él. La acción de gracia de María hace de José un hijo consumado, siempre voluntario para el propósito del Padre y agradecido por su elección.

Así la Iglesia educa día tras día a sus hijos en la oración del Magníficat. San José, ¡enséñanos a alabar a Dios con María!

Précédent

Suivant