Boutique

Plus de 500 titres

Carterie

Artisanat monastique

Pensamiento 93

El carpintero del corazón de oro es para todos una figura familiar. Se conoce cada vez mejor al padre humilde y valiente gracias a Dios. Está por descubrir a José, hijo de David, rey incomparable, el único de su dinastía que enseña que Israel sólo tiene a Dios como rey. Lo hizo por su silencio, abdicación por el Verbo y cuna de la Palabra. Lo hizo también por su servicio, dedicándose cada día al Señor Jesús.

También lo hizo por su adoración, quedándose de rodillas ante el Rey de reyes, en el Pesebre como en Nazaret.

¡Qué beneficio para el niño Jesús que San José fuera rey, verdaderamente, de dinastía y de corazón! Así el Señor de los señores supo que sólo es según el Padre que existe la realeza, que sólo el amor es poder real. La realeza de José lleva a su hijo a ser plena y libremente él mismo.

Por lo tanto, es siendo rey como San José es más padre.

Précédent

Suivant