Boutique

Plus de 500 titres

Carterie

Artisanat monastique

Pensamiento 2

Qué bien debía oler tu taller, San José, cuando olía a madera fresca. Al borde del banco, el hermoso color de las virutas, colocadas como fruta que se comería, escribía Charles Peguy. Y Jesús, sonriendo, encantado por ser contigo, feliz por aprender de ti. Porque tenías que enseñar a la Sabiduría increada , hacer trabajar el Artesano del Mundo. Dios es curioso de todo, apasionado por nosotros. Buen san José, enséñame a hablarle de mi trabajo, permítame hacer bellas cosas con Él, para que sea feliz y sonriendo como en Nazareth.

Précédent

Suivant